LAS ALUCINACIONES

Para comprender la esencia de las alucinaciones hay que aceptar el principio de que se componen de representaciones, o sea que son huellas de percepciones anteriores.
Por tanto, en toda alucinación entra en juego la experiencia pasada, e independientemente de ella no puede originarse la alucinación.
Las representaciones, que son imágenes sensoriales de objetos percibidos antes, son menos vivas que las percepciones.
En la alucinación las representaciones adquieren de nuevo la viveza de aquéllas.
Las alucinaciones se presentan sobre el fondo de una inhibición desarrollada en la corteza cerebral en la que hay fases hipnóticas.
El vocablo sueño (del latín somnum, raíz original que se conserva en los cultismos somnífero, somnoliento y sonámbulo) designa tanto el acto de dormir como el deseo de hacerlo (tener sueño). Para el acto de soñar existe la palabra específica ensueño, aunque suele utilizarse también la genérica (tener un sueño = soñar). El adjetivo correspondiente a ensueño-sueño es onírico (del griego ónar, “ensueño”). Por analogía con el ensueño (que cumple a menudo fantasías del durmiente), se llama también sueño a cualquier anhelo o ilusión que moviliza a una persona. Metafóricamente, se afirma que una parte del cuerpo se le ha dormido a uno, cuando se pierde o reduce pasajeramente la sensibilidad en la misma.
El sueño (en cuanto acto de dormir) es un estado de reposo uniforme de un organismo. En contraposición con el estado de vigilia (cuando el ser está despierto), el sueño se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración, latidos del corazón) y por una respuesta menor ante estímulos externos.
El vocablo sueño (del latín somnum, raíz original que se conserva en los cultismos somnífero, somnoliento y sonámbulo) designa tanto el acto de dormir como el deseo de hacerlo (tener sueño). Para el acto de soñar existe la palabra específica ensueño, aunque suele utilizarse también la genérica (tener un sueño = soñar). El adjetivo correspondiente a ensueño-sueño es onírico (del griego ónar, “ensueño”). Por analogía con el ensueño (que cumple a menudo fantasías del durmiente), se llama también sueño a cualquier anhelo o ilusión que moviliza a una persona. Metafóricamente, se afirma que una parte del cuerpo se le ha dormido a uno, cuando se pierde o reduce pasajeramente la sensibilidad en la misma.
El sueño (en cuanto acto de dormir) es un estado de reposo uniforme de un organismo. En contraposición con el estado de vigilia (cuando el ser está despierto), el sueño se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración, latidos del corazón) y por una respuesta menor ante estímulos externos.

Al hablar de esto hay que advertir que LOS ENSUEÑOS (sueños: imágenes y representaciones de alguna escena de la vida o imaginaciones) que aparecen en toda persona psíquicamente sana, cuando duerme de manera superficial y al despertarse, presentan los mísmos síntomas que las alucinaciones.(la contradicción aquí es parte de la experiancia pasada y retasos de algo que imaginamos, que no son parte de una experiencia pasada).
Aquí podemos admitir, que cuando decimos que parece que hemos conocido a una persona en otra vida, es que es una ILUSIÓN, UNA ALUCINACIÓN, UNA REPRESENTACIÓN, claro que sí debido a que la excitación de las células nerviosas se irradia más hacia la periferia. Por lo tanto, cuanto mayor es la cantidad de conexiones temporales con elementos cinéticos que participan en el proceso, más acusada es la tendencia a proyectar la imágen alucinatoria hacia el exterior.
Esto quiere decir que si pensamos en una persona, la imaginamos, la soñamos y la representamos en una idea, en una escena como deseamos ver a esa persona, ese objeto, o sueño.

La interpretación de los sueños fue identificada en origen como oniromancia u oniromancía (del griego ὄνειρος, ensueño, y -mancia, adivinación) representando aquella técnica o arte por el cual se pretendía adivinar o predecir acontecimientos futuros a través de los sueños. Con posterioridad, sobre todo con la irrupción a principios del siglo XX del Psicoanálisis y la Psicología analítica, por una parte, y a través de movimientos artísticos como el Surrealismo o el Dadaismo por otra, y finalizando con las Neurociencias, éstos y su correspondiente interpretación resultaron amplificados a través de diferentes postulados e hipótesis, tal y como se adelantan a continuación.

Tenemos que analizar términos como ACTITUD, EMOCIÓN, IMAGINACIÓN, RECUERDOS, ESTÍMULOS, AREAS PERCEPTIVAS, ASOCIATIVAS, ACCESO A LA CONCIENCIA, EMPATÍA, TRANSMISIÓN DE ENERGIA, IDEAS, IMITAR, DUALIDAD, ANTAGONISMOS,ETC.
EL CEREBRO NOS ENGAÑA?,la observación de los sueños, los recuerdos, etc, la construcción y reconstrucción de escenas a partir de algo, esos recuerdos pueden ser verdaderos o falsos, nuestro cerebro finge, adultera, falsifica los retasos de los recuerdos que faltan en nuestra memoria, la información que falta la suple nuestro cerebro.

Anuncios

Publicado por

AB. HECTOR ALCIDES RUIZ HERRERA

NACI, CRECI, VIVO EN EL CANTÓN SALITRE-GUAYAS-ECUADOR, LA PERSONA QUE DUDE DE ESTO QUE SE TOME EL TIEMPO NECESARIO PARA QUE INVESTIGUE MIS ORÍGENES ANTES DE VERTER ALGUNA OPINIÓN EN CONTRARIO.

Un comentario sobre “LAS ALUCINACIONES”

  1. TODAS LAS TEORIA ACERCA DE LOS SUEÑOS Y SU EXPLICACION LOGICA, TIENEN SUS ENCANTOS, SU RAZÓN DE SER, Y SU SUSTENTO, ASIMISMO ACERCA DE LAS ALUCINACIONES, LOS PSICOANALISTAS, LA MAYORIA DE LOS CUALES SE BASAN EN INTERPRETACIONES DE SUEÑOS Y ALUCINACIONES DE OTROS, EMITEN SUS TEORIAS, Y NOS DICEN QUE TODO RESPONDE O A UN BAGAJE DE INFORMACION ALMACENADA EN EL CEREBRO O A REACCIONES QUIMICAS DE LAS NEURONAS, VERDAD? IGUAL QUE NUESTRO CEREBRO”NOS ENGAÑA” QUE RECONSTRUIMOS ESCENAS A PARTIR DE NUESTROS RECUERDOS, PERO……
    QUE DIFICIL ES PARA UN NIÑO, QUE NO TIENE MUCHO QUE RECORDAR (5 O 6 AÑOS) EL ENCONTRARSE EN SU ESCUELA CON GENTE QUE HA CONOCIDO EN SUS SUEÑOS, GENTE DE LA CUAL NO TENIA LA MENOR IDEA,
    QUE DIFICIL PARA UNA ADOLESCENTE EL “ALUCINAR” CON ACONTECIMIENTOS Y HECHOS CON LOS CUALES NO TIENE NADA QUE VER
    QUE NO TIENE NI RECUERDOS, NI NEXOS, NI EXPERIENCIAS Y QUE SUCEDAN EXACTAMENTE COMO LAS “ALUCINÓ” CREEME
    ES MAS QUE TRAUMANTE Y TE VUELVES CLIENTE DE TODOS ESOS “ESPECIALISTAS” QUE LOGICAMENTE TE ENCASILLAN EN UNA DE SUS CATEGORIAS, NO HAY NADA ESCRITO, NO HAY CIENCIA EXACTA, SOLO HAY VIDA, Y TODO ESO FORMA PARTE DEL MISTERIO DE LA VIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s